18 nov. 2014

CITA EN EL BAÑO






Ella no sabe que alguien está observando su cita con el cepillo de dientes. Mucho menos sabe que hay una cámara que la mira, la enfoca y apunta su ojo de última generación  sobre la memorable escena.
Tiene de compañía a dos grupos de curiosos morados que inmortalizados sobre una cortina de baño  hacen fila para saltar sobre el cristalino chorro de agua que sus desinteresados dedos dejan caer.
El cepillo no es tímido y le gusta  bailar de un lado a otro, mas su acompañante  no logra seguirle el paso y escabullirlo en su minúscula boca. Algunos testigos de esta ardua batalla se vuelven una víctima más. Cerca del objetivo y  abrumado por los restos de agua, su polo no quiere dar declaraciones, y sus zapatito derecho ha perdido la paciencia que intenta adelantarse en un paso para salir de la escena del conflicto.  Los segundos pasan, lentamente, el caño sigue despierto y las víctimas reciben más impactos de agua.
Por otro lado su cabello, avergonzado del fracaso de su dueña , baja su mirada y da marcha hacia atrás creando un  cauteloso desaliño en su cabeza.
Sin embargo, ella  parece no rendirse y coge el cepillo de dientes con una delicada fuerza y recobra su venganza. Las cerámicas del baño, los pingüinos con planes fugitivos y el lente de la cámara aguardan en silencio el resultado de la batalla. Finalmente la cámara congela el instante eterno en el cual ella logra bailar al compás del cepillo.

No hay comentarios: